“Anatomía de una caída”: una joya de Justine Triet.

“Anatomía de una caída”: una joya de Justine Triet.

“Anatomía de una caída”: una joya de Justine Triet.

Parafrasear a Godard sería más o menos así: “Lo único que se necesita para hacer una película es un cadáver, fiscales inquisidores y abogados litigantes”. En efecto, este género de cortes y juicios por (supuestos) asesinatos ha aportado varios clásicos, desde Testigo de cargo (1957, Billy Wilder) hasta A Few Good Man (1992, Rob Reiner), pasando por Anatomía de un asesinato (1959, Otto Preminger).

La nueva joya de los dramas legales es Anatomía de una caída, flamante Palma de Oro para Justine Triet en el más reciente Festival de Cannes, apenas la tercera mujer que la consigue después de Jane Campion y Julia Ducournau.

La premisa no puede ser más simple: el ciudadano francés Samuel muere en la caída desde la ventana del ático de su casa en circunstancias muy confusas y Sandra, su esposa, es la única en la lista de sospechosos. El único posible testigo de los hechos es el hijo de ambos, Daniel (y su fiel perro Snoop), un chico que quedó ciego en un accidente. A partir de ahí, todos contarán su propia versión de la historia y Sandra intentará convencernos de su inocencia.

Escribí “convencernos” y ese es el primer acierto de Triet: nos convierte en parte del Jurado que escucha los testimonios, evalúa los hechos y evacuará una sentencia. No somos simples testigos presenciales, somos parte del proceso. Olvídense de esos filmes de cortes en los que vemos todo a la distancia del aburrimiento, en Anatomía de una caída nos abruman los datos y la responsabilidad y también necesitamos un receso cuando así lo dictamina la jueza. Pero no podemos dejar de mirar la película.

Triet y Arthur Harari han concebido un guion estupendo que no nos permite distracciones de ningún tipo, ni intermitencias en la atención necesaria a todos los elementos del juicio, las pruebas que presenta la fiscalía y los argumentos del abogado defensor: Sandra insiste en su inocencia y la constitución la ampara.

En este punto hay que mencionar la brillante actuación de la alemana Sandra Hüller (también presente en Zona de interés, la joya absoluta de 2023) que le imprime una vulnerabilidad especial a su personaje: es alemana y no habla el francés con fluidez, por lo que se siente como pez fuera del agua: a punto de asfixiarse. A veces, puede desahogarse en inglés.

Anatomía de una caída, pese a la corrección de su título, se centra en el análisis de la relación de pareja, de Sandra y Samuel (los personajes se llaman igual que los actores que los representan), y poco a poco vamos descendiendo al infierno en que la rutina convierte la convivencia de mucha gente. Poco a poco, ese entremetido fiscal va desvelando los más oscuros secretos del matrimonio y, como espectador, uno no sabe si recomendar el filme a los abogados o a las parejas en crisis.

Todos los secretos de alcoba son revelados para satisfacer el morbo de la audiencia presencial (en la corte) y del público espectador (en la sala de cine), logrando una simultaneidad asombrosa y pocas veces vista en los últimos años: sí, somos voyeurs y nos encantan los sucios detalles. Anatomía de una caída es un ejemplo perfecto de lo que es mantener un creciente elemento de interés hasta el punto del clímax que se precisa, ese tesoro muy pocos guionistas consiguen de manera tan orgánica. No se hagan ilusiones, no voy a revelar absolutamente nada.

Sandra Voyter, el personaje, es una escritora de éxito. Su marido, Samuel, tiene años intentando avanzar en un libro, pero le falta tesón y talento. Mientras, se desahoga con música estridente, una terrible canción de 50 Cent. Y eso nos molesta tanto que, en un rapto de ira, justificaríamos cualquier reacción. Pero no, recuerden que somos miembros del Jurado y debemos mantenernos en nuestros cabales.

Anatomía de una caída disecciona la relación de pareja y nos muestra sus vísceras. Todo con la mayor elegancia posible y sin excesos gráficos, apenas dos gotas de sangre. De hecho, esa precisa economía de lo que vemos alimenta la imaginación (inquieta, potente, maliciosa y vaya usted a saber cuántas cosas más) del espectador que solo quiere un culpable.

Anatomía de una caída debutó en el Festival de Cannes, donde obtuvo la Palma de Oro. Messi, el perro de la película, ganó la Palm Dog. Premio del Público en Brusellas y Sidney. El National Board of Review la consideró Mejor Película Internacional y arrasó en los Premios del Cine Europeo con 5 estatuillas, incluyendo Mejor Película. Tiene 4 nominaciones a los Globos de Oro de Hollywood. No precisa de muchos adjetivos: es una de las mejores películas de 2023.

 

Anatomía de una caída (2023). Dirección: Justine Triet; Guion: Justine Triet y Arthur Harari; Fotografía: Simon Beaufils; Edición: Laurent Sénéchal; Elenco: Sandra Hüller, Samuel Theis, Milo Machado Graner, Swann Arlaud, Antoine Reinartz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio